El tratamiento de la hiperhidrosis con toxina botulínica es una solución cómoda y de gran eficacia. La toxina botulínica genera un bloqueo de la función de las glándulas sudoríparas, por lo que reduce la producción de sudor en las áreas donde se administra esta sustancia.

 

Es un tratamiento de carácter ambulante que permite reincorporarse normalmente a las actividades cotidianas.

El áréa de tratamiento más común suele ser las axilas auque también se puede aplicar en las palmas de las manos y en las plantas de los pies.

 

Los resultados tienen una duración de aproximadamente ocho meses, siendo uno de los tratamientos más demandados en Medicina Estética, cuando comienza el periodo estival.

este verano, olvídate del sudor

PROMOCIÓN MES DE JULIO

630 € 900 €

FINANCIACIÓN  PERSONALIZADA HASTA 3 MESES SIN INTERESES

Centro médico autorizado por la Consejería de Sanidad de la CAM con registro nº CS9531