ABDOMINOPLASTIA

 

Técnica quirúrgica para reducir abdomen, que consiste en retirar el exceso de piel grasa abdominal y en corregir la flacidez muscular, tras un aumento de peso y pérdida posterior o tras el embarazo, en que la piel y músculos abdominales se han relajado y no han recuperado su tono inicial. No está indicado en pacientes que deban perder mucho peso o que tengan idea de un nuevo embarazo.

 

Se realiza con anestesia general, con una incisión por encima del pubis, que se prolonga hacia las caderas, se libera la piel del abdomen y, si es preciso, se refuerzan con suturas los músculos abdominales, que son tensados y unidos en la línea media, Se realiza una segunda incisión alrededor del ombligo, para poder separarlo de los tejidos de alrededor.

 

Si existe grasa sólo en el inferior del ombligo, se puede realizar una mini-abdominoplastia, precisando menor estancia hospitalaria, menos tiempo de intervención y bajo anestesia local y sedación. En este caso, la piel se separa sólo entre la incisión y el ombligo, quedando una cicatriz pequeña, y sin la incisión alrededor del ombligo.

 

Puede ser necesario asociar una lipoescultura de flancos para definir la cintura y así aportar más armonía a la silueta corporal.

 

La intervención suele durar entre 1 y 4 horas, y el paciente permanece ingresado en el hospital durante 24 horas.

 

Tras la cirugía, el paciente debe llevar una faja de compresión durante al menos 1 mes y realizar drenajes linfáticos para ayudar a la eliminación de líquidos.

 

Se consigue un  abdomen  plano,  firme y  una cintura estrecha .