LIMPIEZA FACIAL CON TRATAMIENTO PERSONALIZADO

 

La limpieza facial o de cutis, es una rutina indispensable para la higiene de la cara y para mantener la piel del rostro más luminosa. Los factores externos, como la contaminación ambiental, y los internos, como el estrés o el tabaco, los cambios hormonales, el paso de los años y el maquillaje, hacen que nuestra piel se ensucie y pierda su vitalidad. Si no la cuidamos, su aspecto se va deteriorando y pierde la frescura de la juventud.

Las glándulas sebáceas producen sebo; una sustancia que contiene grasa y se vacía en la superficie de la piel, a través de los orificios de los folículos polisebáceos. Muchas veces este sebo junto con bacterias y células se van acumulando en los poros de la piel, taponándolos y formando los granitos y puntos negros.

 

Para evitar la evolución de los granitos y mantener la piel libre de impurezas, es de vital importancia la limpieza de cutis. Se aconseja también como preparación previa a cualquier otro tratamiento estético o médico estético, pues es la base de una piel luminosa y uniforme, y con ello conseguiremos pontenciar el resultado.

 

Después de la limpieza facial, además de conseguir una piel completamente limpia, el cutis pasará de verse apagado, reseco o graso, a ser suave, brillante y saludable.

 

La frecuencia con la que debemos realizar una limpieza facial dependerá de cada tipo de piel, pero como mínimo, se aconseja una sesión con cada cambio de estación.

 

En H&H Medicina Estética, tras una valoración de la piel, realizamos un tratamiento combinando de limpieza facial más tratamiento personalizado según sea la piel seca, grasa, mixta o acnéica.