OTOPLASTIA

 

La Otoplastia es la cirugía que se realiza para reposicionar las orejas prominentes o "en soplillo" a una posición más normal, más pegadas a la cabeza, o para reducir el tamaño de las orejas grandes. Se puede realizar a partir de los 7 - 8 años de edad para evitar así, el trastorno psicológico que puede suponer para el niño.

 

Dependiendo de la edad del paciente a tratar, la intervención se puede realizar con anestesia local o general, permaneciendo en el hospital entre 12 - 24 horas. Una Otoplastia suele durar entre 45’ y 1 hora ½ aunque en casos complejos puede llevar más tiempo.

 

La técnica empleada depende del problema concreto (la cirugía más frecuente en las orejas, es la que corrige las "orejas de soplillo", aunque existen otros problemas como son la "oreja contraída" y la "oreja en copa", así como el "lóbulo alargado" y el "lóbulo rasgado").

 

Cuando la oreja es de soplillo, generalmente se realiza una pequeña incisión en la parte posterior de la misma, a través de la cual se remodela el cartílago auricular, haciendo que se pliegue en el lugar adecuado, aplicando puntos internos para mantener la nueva forma. Por último se extirpa una elipse de piel de la parte posterior de la oreja. La cicatriz resultante queda disimulada detrás de la oreja. La mayoría de las veces, aunque solo una oreja parezca anormal, se intervienen las dos para conseguir una mayor simetría.

 

Se coloca un vendaje que modele las orejas para que curen en posición correcta. Una vez retirado, (a los 2 - 3 días) se quitan los puntos y se coloca una cinta elástica durante dos semanas para evitar que durante el sueño se plieguen las orejas hacia delante.

 

El resultado de la operación es permanente y rara vez es necesario un retoque.

"Esta intervención remodela el tamaño y forma de  orejas, logrando un aspecto natural"

Centro médico autorizado por la Consejería de Sanidad de la CAM con registro nº CS9531