PEELING CORPORAL

 

La piel es un tejido vivo y flexible que cubre todo el cuerpo y protege sus estructuras y órganos internos de los agentes nocivos del exterior y sirve como punto de transferencia para eliminar las toxinas del cuerpo. Por todo ello nuestra piel merece ser cuidada e hidratada.

 

Exfoliar, consiste en eliminar las células muertas de la piel. Es una buena forma de mantenerla en su estado óptimo.

 

  • Elimina las células muertas. Permite que la epidermis quede limpia, tonificada y lista para recibir los rayos del sol.

  • Al ser una limpieza profunda, previene el envejecimiento cutáneo, activa la circulación y favorece una mejor oxigenación de la epidermis.

  • Renueva tu piel. Estimula el sistema linfático y la liberación de toxinas a través de poros de la piel. Devuelve a la piel un aspecto más uniforme y un tacto suave.

  • Para el tratamiento de foliculitis pilosa es imprescindible realizar una exfoliación de la piel para evitar la formación de vellos enquistados por la depilación.

  • Conseguimos una preparación óptima de la piel antes de realizar cualquier tratamiento o de utilizar cosméticos, ya que cualquier producto actúa mejor sobre una piel limpia de células muertas.

  • Realza el bronceado. Si estás bronceada o vas a tomar el sol, la exfoliación conseguirá que el tono de piel se vea más intenso y uniforme, sin manchas ni zonas oscuras.

Es aconsejable realizar un peeling corporal al menos dos veces al año. Antes del verano para preparar y conseguir un bronceado perfecto, duradero y uniforme y realizar otra sesión al finalizar la temporada de sol para sanar, equilibrar, suavizar e hidratar la piel y paliar los daños provocados por el sol.

"Tras el tratamiento, la piel aparecerá hidratada, lisa, uniforme y luminosa"

Centro médico autorizado por la Consejería de Sanidad de la CAM con registro nº CS9531