Buscar
  • Dra. Beatriz Vallejo Isaza

Tratamiento de las Microvarices


Cuando un paciente acude a consulta y su mayor preocupación son las microvarices (pequeñas varices con forma de araña en las extremidades), es la apariencia estética lo que normalmente le preocupa pero muchos de ellos manifiestan además molestias como picor, calambres, pesadez y dolor punzante..

A pesar de que las microvarices por sí mismas no constituyen una patología amenazante o grave, pueden ser el indicador externo de que existe una insuficiencia venosa superficial, "entidad" que progresa continuamente y que necesita atención, evaluación y tratamiento médico.

Por esta razón, es recomendable realizar a todo paciente que presenta microvarices, un sencillo examen indoloro denominado Doppler, para determinar la existencia de otras venas mayores comprometidas en la presentación clínica.

El tratamiento de las microvarices también conocido con el nombre de "Esclerosis de varices", consiste en inyectar una sustancia que produce la desaparición del pequeño vaso, de tal manera que la sangre que transcurría por esta vena enferma, circule a través de vasos sanos adyacentes.

Se utilizan jeringas especiales con agujas minúsculas que se introducen en las venas afectadas. Generalmente es un proceso muy bien tolerado por los pacientes. No requiere anestesia.

Las microvarices son una dolencia genética (heredada), por lo que la tendencia a desarrollarlas se mantendrá en el tiempo. Por ello es muy importante tratarlas a tiempo y no permitir que las piernas se llenen de estos vasos y adquieran un aspecto patológico.

Después de cada sesión la apariencia de las piernas se verá con enrojecimiento, alguna inflamación o moratón.

Esto es temporal y desaparecerá en una o dos semanas. No existen hasta el momento efectos secundarios o complicaciones sistémicas.

Se pueden presentar algunas señales localizadas, tales como enrojecimiento, inflamación o pigmentación que se solucionan aplicando cremas con efecto antiinflamatorio o efecto “peeling”, y con un poco de paciencia.

Las sesiones pueden realizarse cada 15 - 30 días y no necesita vendajes especiales. Se aconseja siempre cuidarse del sol y de las radiaciones ultravioleta por lo menos en los 15 días sucesivos al tratamiento, aplicando crema con factor de protección solar alto.

En general se requieren de 4 a 6 sesiones para obtener un resultado gratificante, pero está claro que cada paciente tiene una capacidad individual para responder al tratamiento.

"Tratamiento muy gratificante con resultados evidentes a corto plazo."


52 vistas